VOLUNTARIADO EN FRÓMISTA

SVE en Fromista

¿Qué pasó en la pequeña Frómista?

 

Todavía no ha acabado el verano pero falta muy poco.
Creo que tengo muchas cosas que contarles.
Entre los italianos y los españoles tenemos muchas cosas en común, pero
seguramente no es el tiempo, aquí en Fròmista ya por la mañana empieza
a hacer frío y no es posible tener las ventanas abiertas por la noche, hay
que salir de casa con un jersey por la mañana y por la noche, por la tarde
todavía puedo aguantar el ”calor” que hace aquí en el pueblo, a
diferencia de los Italianos que se quejan por el calor que hace allí.
No tengo nada de que quejarme, hasta ahora tengo un montón de buenos
recuerdos de toda esta temporada, un verano lleno de actividad, un
verano que nunca he vivido así, todo lo que he hecho fueron cosas nuevas
y muy bonitas, he conocido mucha gente, nuevos compañeros de trabajo,
actividades muy diferentes que nunca había soñado hacer en toda mi vida,
cada día un asombro continuo.
He aprendido como ser feliz mirando jugar a los niños con un par de
juguetes en la escuela de verano, he intentado aprender a jugar al tute
pero con poco éxito, he aprendido algo más sobre el respecto, observando
las amistades que hay de varias personas que siempre veo paseando por
el pueblo.
Veo el afecto, el amor y el cariño que la gente tiene por Frómista, es algo
que no puedes ver si no te fijas bien de lo que ocurre a tu alrededor, algo
muy fino pero al mismo tiempo muy fuerte, que se une con el amor por
su tierra, es algo que si vives en cualquier ciudad no te das cuenta de
esto, por eso estoy muy agradecido de hacer parte de esta comunidad
aunque sólo sea momentáneamente.
Tengo algo sobre que quejarme… se marchó mi querida compañera Astrid,
la que siempre estuvo a mi lado desde el principio de esta aventura. Al
final parecía como si esta experiencia nunca se iba acabar, parecía el inicio
de una nueva vida, nadie pensábamos que al final todos deberemos
regresar a nuestro países, o a lo mejor no queríamos pensarlo, estaba tan
acostumbrado a su presencia en casa, que ahora se me hace raro volver y
no verla, saber que se ha ido me pone muy triste.
Pero al mismo tiempo, estoy contento por ella, está con su familia, con sus
amigos. ¡Antes de que se fuera a Dinarmarca, nos dijimos que al final no
era un ADIÓS sino un HASTA LUEGO! Hemos prometido que nos
volveremos a ver pronto en España. ¡Astrid tú sabes que yo no quiero

regresar a Italia así que te espero aquí, cariño! Aunque al final estoy triste
solo un poco porque todavía me queda Vivi, que pronto nos dirá adiós.

ESCUELA DE VERANO
¡Qué experiencia! Si alguien me hubiera dicho que iba trabajar con los
niños antes de venir aquí a Fromista, no me lo iba a creer nunca, quizá mi
mamá esté contenta, siempre me decía que tenía mucha sensibilidad para
hacer algo así, pero todavía, personalmente, tengo dudas sobre esto. Al
final ha sido una de las experiencias más bonitas de todo lo que hemos
hecho este verano.
Las herramientas de trabajo eran tijeras, pegamento y paciencia. Camiseta
y pantalones manchados siempre de pintura, olvídate de llegar a casa sin
una mancha. Yo he aprendido que nunca y digo NUNCA hay que llevar
ropa nueva, porque al final entre pegamento y pintura, vuelves a casa
todo pintado o pegado, dependiendo de la actividad que haces ese día. (Es
un consejo que quiero dar a los próximos voluntarios que vengan). La
palabra clave es PACIENCIA, de verdad, hay que tener muchísima
paciencia, pero la satisfacción y el placer de ver a los niños al final del día
salir de la escuela de verano con sus propios dibujos buscando a sus
padres y enseñarles el trabajo que han hecho, compensa todo el esfuerzo
que realizado esa mañana para intentar enseñarles algo nuevo, no tiene
precio, de verdad , es algo especial.

FIESTA DEL CORPUS
¿Sabéis cuando me di cuenta que empezaba a formar parte de esta
comunidad? Cuando comencé a ayudar para la fiesta del Corpus, todo
empezó cuando Soraya nos enseñó el lugar donde se estaba preparando
el serrín coloreado, un trabajo que me parecía muy largo. Pero me
encantó ver las 2-3 personas que estaban allí preparando todo para la
fiesta, me gustó desde el principio. ¡Qué mejor ocasión de participar en
una fiesta de pueblo, antes que tenga lugar y hasta que termine! Bueno,
pues me apunté para ayudar a preparar el serrín.
Me he fijado bien que lo que estábamos haciendo no era solamente
colorear serrín para decorar las calles de Fròmista, sino que era algo más,
era como si estuviéramos preparando una ocasión de juntar a todas las
personas de Fròmista para ponerlas a trabajar como si fuera solamente

Fdo. Samuele

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en septiembre 13, 2019 por en SVE Samuele y etiquetada con , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: