VOLUNTARIADO EN FRÓMISTA

SVE en Fromista

Mi Voluntariado en Frómista y el COVID19

Hola a todos, mi nombre es Daniele Atzori, tengo 21 años y soy italiano, más concretamente de Cerdeña, isla situada al oeste de la península.

6dce5c21-deb4-42b2-a0c2-c513cf196214

Antes de iniciar esta experiencia en España trabajé para otras instituciones que tienen el mismo objetivo del Ayunamiento, el  poder vivir esta experiencia fuera de casa, inmediatamente me interesó.

Llegué a España el 19 de febrero, pasé mi primera noche en un hostal en Madrid y por la mañana pude visitar la capital de España.

A mediodía llegué a Fromista y de inmediato me sentí bien. Fromista es un pequeño pueblo de la provincia de Palencia (Castilla y León), muy popular por ser una parada obligatoria en el Camino a Santiago, de hecho, saliendo de casa puedo ver a los peregrinos deteniéndose en el pueblo de muvhas nacionalidades.

He podido tener contacto con la vida cotidiana de Frómista, con muchos bares y restaurantes y he podido conocer a otras personas, aunque con mi poco conocimiento del español, no puedo expresarme como quiero.

El trabajo aquí es muy satisfactorio, especialmente las visitas diarias a la casa de los mayores, siempre amables y muy activos, y a la biblioteca, llena de personas de todas las edades. Creo que esta experiencia en España me puede enseñar mucho y aconsejaría a cualquiera que lo hiciera.

Ahora mi voluntariado y vida ha cambiado. Ser voluntario en esta emergencia no es una cosa fácil. Después de haber llegado a España, y haber trabajado menos de un mes con el Ayuntamiento de Fromista, se ha paralizado todo, poco a poco me estaba acostumbrando a la nueva vida en un país extranjero, similar y diferente a mi país de origen.

La parte más difícil de esta cuarentena es no poder salir por el pueblo, especialmente ahora que la primavera ha llegado y los días son más cálidos y agradables. Los pocos paseos que puedo permitirme son los de ir al supermercado cerca nuestra casa para comprar comida.

Ahora mi día como voluntario es diferente, siendo mi proyecto trabajar con la gente, todas nuestras actividades han sido suspendidas, tanto la animación en la residencia con los abuelos como mi trabajo en la biblioteca.

Ahora puedo despertarme más tarde de lo habitual, alrededor de las diez, desayunar tranquilamente y en el tiempo que tengo antes de almorzar, estudio un poco de español, para mantenerme entrenado y con la esperanza de que al final de la cuarentena pueda hablar más fácilmente con la gente. Por la tarde, paso el tiempo escuchando música y viendo algo de televisión, además de hacer ejercicio dentro de la casa.

Otro cambio que siento, es mi curso de formación a la llegada que iba a hacer con otros voluntarios que han llegado a España como yo en Oviedo, se ha cancelado, pero ahora va a ser online,  asi que,  todavía estoy feliz de conocer a otras personas como yo que se han embarcado en el camino del voluntariado.

Por último, me gustaría escribir sobre la importancia que tiene en quedarme el mayor tiempo posible en casa, para derrotar esta emergencia lo antes posible y poder volver a las actividades que me acompañarán durante los próximos meses.

Quédate en Casa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: