VOLUNTARIADO EN FRÓMISTA

SVE en Fromista

Los ritmos en la vida

Durante una gran temporada, me he preguntado muchas veces: ¿Cómo te sientes? ¿Pero, de verdad?                                                                                                                                    Estos tiempos, en efecto, he sentido mis emociones completamente exacerbadas. Y fue, como si atraía a situaciones donde mis emociones estaban como siempre encendidas.                                                                                                                                                                                                    Así que los cursos de Mindfulness fueron bienvenidos. 😊

Hace mucho tiempo que no he publicado algo. Escribiendo, pienso en una de las afirmaciones de un cantante francés. A veces, tienes que tener distancia con los que vives y por eso, en un momento, cuando ha madurado en ti, tienes la posibilidad de escribirlo y eso, en un caso te permite colocar las cosas. También, hay momentos para todo. Y fue cuando he hablado con una de mis colegas que se me ocurrió el tema que me ha inspirado este artículo: los ritmos.

A veces, durante nuestra vida,  pensamos que hemos perdido el tiempo o que éramos un poco tontos, pero a veces, algunos pasos adelante, nos damos cuenta que fue solo por una temporada.  Una dinámica donde estuvimos y en la que hemos aprendido mucho. A veces, las lecciones, las aprendemos con los obstáculos sobre el camino. Obstáculos que permiten mostrar nuestro potencial. Un potencial que puede sorprendernos.                                                     

Cuando vives en un lugar más en comunión con La Naturaleza, te das cuenta de los ritmos, de las estaciones que tienes en la vida y sobre todo que el Ser Humano también coincide con estas reglas. Así que cuando he hablado con mi colega, he podido notar  la riqueza de vivir en un pueblo que tiene a su lado una maravillosa naturaleza. Ella me decía que, en invierno, la gente se queda más en casa, reflexiona más sobre su vida. En realidad, es el tiempo de sembrar. Digamos que los españoles son más de fiestas, pero allí, me parece que la gente respeta estos ritmos. Y tomo consciencia  que estos tiempos, aunque me gusta mucho viajar y que necesito mucho tomar el aire y cambiar de ambiente, ahora, no tengo tantas ganas como en verano de salir de fiesta.                                                                                                                                                                           No digo que haya perdido este deseo, solo que siento ganas de otras cosas. También, tengo que escuchar y respetar las necesidades de mi cuerpo y de mi corazón.

Una cosa que me he dado cuenta en relación con los ritmos es que he empezado mi voluntariado haciendo la Escuela de verano para los niños y que ahora trabajo con personas mayores. Dos públicos muy diferentes pero que ambos  te enseñan mucho. Trabajar con los niños te da cuenta de muchas cosas. Por ejemplo que solo cuenta el momento presente. Seas consciente a veces también que has perdido el contacto con algunas partes de ti en el camino, por ejemplo tu creatividad…                                                                                                                                 En cuanto a  las personas mayores, es distinto. Al contrario de los niños, tienes que animarlas. La pandemia no ayuda, personas desanimadas, y que no tienen a veces las ganas de vivir más. Así que tienes que ayudarlas a salir de su realidad y aportar un poco de fantasía. Con las personas mayores, aprendes mucho, son mundos que han atravesado muchas guerras, al exterior como al interior, que aunque a veces no recuerdan algunas cosas tienen muchos recuerdos en su interior. Explicar todo lo que he recibido y que todavía recibo seria un poco difícil, las cosas en mí, como le decía el cantante francés que me gusta, hay que dejarlas un poco madurar. Ahora, son más sentimientos sobre los que es un poco difícil poner palabras.

(Yo probando subir una ancla o ancora

Pasamos también mucho tiempo con los chicos de la Fundación San Cebrián, en la radio o yo, en la lectura fácil. También te enseña mucho estar a su lado.

He hablado con un amigo de los ritmos que tienen la vida, que cada uno tiene el suyo, que aunque es difícil no compararse, hay personas que toman más tiempo para realizar el área de su potencial  pero que cuando lo hacen, van a tener la posibilidad de realizar muchas cosas.      

                                                                                                                                          También, a veces, hay cosas que sabemos que queremos hacer. Tenemos este deseo en nuestro corazón. Sabemos que dando estos pasos, nuestra vida podría cambiar para siempre. Pasos que a veces implican muchos riesgos pero que dejamos por el miedo o justamente por las consecuencias que podrían tener sobre nuestra realidad.    Este mes, me fui a un concurso de Slam. Que es recitar un texto a capela, parecido a la poesía o al rap pero un poco distinto.Hace mucho tiempo que empecé a escribir y que hago slam pero nunca fui a una escena de verdad para hacerlo. Fue increíble,  la preparación: tenía que escribir un texto con diez palabras impuestas. Siempre dejaba por más adelante la escritura del texto, tenía una amiga en casa, así que a veces, me decía: “Vale, puedo dejarlo un poco atrás que mi amiga esta conmigo. Tampoco dormía bien y quería mantener un ritmo de vida sano: conseguir hacer deporte, comer bien y sobre todo, dormir bien. Estaba muy estresado. Al final, me fui a Niza, conocí con personas maravillosas en mi hostal. Recitaba mí slam en los transportes públicos. La gente me miraba pero estaba tan concentrado que no me preocupaba mucho, me hacía más sonreír.

Me fui por fin al lugar. Muy cómodo, un ambiente muy relajado. Antes de subir al escenario, otros participantes pasaron y el estrés aumentó. Pedí una botella de agua aunque para bajar el estrés había pensado pedir una cerveza. Pero me dijo: “Vale, vas a montar sobre la escena totalmente desnudo, vulnerable, sin ayuda de substancia. Después de dos horas totalmente estresado, el último participante acabó y el organizador que me había olvidado anuncia el fin de las representaciones. Fui a decirle que me había olvidado y últimamente monté sobre  la escena para hacer mi representación. Aunque tenía estrés, me sentía en unión con los demás. Y cuando acabé, fue una mezcla de sentimientos. Estaba muy emocionado por la reacción del público. He tenido muy buenas notas en el concurso y aunque no he ganado estoy muy orgulloso de mí mismo. Claro que quería ganar, eso me hubiera permitido vivir otra maravillosa experiencia como esa. Sé que lo voy a conseguir pero ahora, estoy muy contento. Y después, he pasado momentos maravillosos.

En mi precedente artículo, no había hablado mucho del trabajo; así que voy a hablar un poco de las actividades que he hecho. Creo que una de mis principales cualidades es la curiosidad, además, no me gusta la rutina. Por otra parte, es difícil para mí fijarme en solo una cosa. Soy la persona que si va a un bufete libre quiere probar todas las comidas. No digo que soy curioso siempre pero en general, tengo ganas de descubrir muchas cosas. Así que fui a los cursos de memoria y de Mindfulness. Eso también con el objetivo de que yo podría organizar estas mismas actividades. También, fui a los cursos de decoración y de cocina por navidad, aprendí a cocinar paté de morcilla. El teatro, cuando no entendía todavía muy bien el español que había una mujer sobre mis muslos saltando, fue muy gracioso, siempre me pasan cosas raras.

Pero me doy cuenta que durante mi voluntariado, he tenido la posibilidad y le agradezco de hacer y descubrir cosas que me gustan. Me gusta trabajar con personas y aportar algo, quería trabajar con personas con discapacidad y he podido estar con ellos y así entender más el mundo de algunos. Aunque no he trabajado mucho directamente para ellos, me encanta estar en su presencia.

Me acuerdo de cuando era niño, siempre la gente me decía, niños de mi edad también que yo hacía demasiadas preguntas. Personas de mi edad como adultos. Mi madre me ha dicho años después que de niño, preguntaba una cosa y que cuando la gente me contestaba, preguntaba sobre esta misma pregunta. También, a veces, hay personas a mi alrededor que me dicen que me hago a mi mismo demasiado preguntas. Pero soy así, por lo menos, es una parte de mí. Así que hacer las entrevistas en la calle fue una de las experiencias que he preferido.

También, he tenido mi primera sesión organizando curso de memoria y estimulación cognitiva que fue muy interesante y muy enriquecedora  para mí.

También, vivimos una nueva dinámica porque tenemos a otro compañero. Los pasamos bien pero últimamente tenemos que cambiar algunas cosas y adaptar nuestra vida. Más fácil de lo que pensaba.

Para acabar el voluntariado, fui a Santiago de Compostela. Estos tiempos, no es fácil, siento esta mezcla de sentimientos y hay muchas preguntas en el aire: que vas a hacer? ¿Por qué no te quedas aquí? Y tengo que encontrar un compromiso entre todas las partes de mí. Aunque me siento cómodo aquí y que he vivido momentos maravillosos, siento que es el momento de marcharme. Aunque no es fácil tomar esta decisión, yo creo que es el fin y el principio de otra temporada para mí y hay que respetar los ritmos. Por eso, fue muy simbólico ir a Santiago, he acabado mi camino a mí, mi camino en Frómista pero como dice el dicho: no es el fin del camino, es el principio. Así que me preparó para el principio de este otro.

Si tuviera que contar todo lo que ha pasado, escribiría un libro pero ahora, me parece que no es el momento, quizá otro día… 😉

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 22, 2022 por en FRANCOIS.
A %d blogueros les gusta esto: